Chistes de Loros y Pericos

era un ladron que queria robar en una casa y de pronto escucha ''jesus te esta mirando'' y otra vez ''jesus te esta mirando'' y luego ve que es un perico y le dice como te llamas? y le contesta "moises" ¿"moises" ? jaajajaja se rie ¿y que tonote te puso asi? y le contesta el mismo tonto que le puso jesus al  doberman que esta detras de ti ¡idiota!
Este chiste lo envió: elisitha


habia una señora con su loro y a el loro lo tenian que bautisar la otra semana y la dueña del loro tenia que buscar unos papeles muy lejos y le pidio a su vesino si le lo podia cuidar toda la semana el loro y el señor le dijo bueno,pero la señora le dijo que no le enseñe malas palabras porque lo tenian que bautisar. y el señor le dijo  bueno,no se preocupe. cuando la dueña del loro se fue,paso un señor y le dijo malas palabras al vesino y el vesino dijo``este viejo de mierda´´y el loro lo repitio,despues el señor queria colgar la ropa y empeso a llover y el señor dijo ``estas gotas de mierda que caen del cielo´´´y el loro lo repitio y despues al otro dia se tropeso una viejita y el señor dijo``hay que meterle un palo en el culo para ver si se levanta´´y el loro lo repitio.ya abia pasado una semana y vino la dueña con todos los papeles para poder bautisar al loro y se fue a bautisarlo cuando vio el loro al papa dijo``ÈSTE VIEJO DE MIERDA´´y la dueña no dijo nada,despues cuando le tiraron en la cavesa el agua vendita,el loro dijo `ÈSTAS GOTAS DE MIERDA QUE CAEN DEL CIELO´´ y la dueña se desmallo y el loro dijo ``HAY QUE METERLE UN PALO EN EL CULO PARA VER SI SE LEVANA´´
Este chiste lo envió: shily


Un tipo que decide comprar una mascota ve a un loro colgando, cabeza abajo, de un palo; se le queda mirando y dice en voz alta: Vaya, ¿Qué le habrá pasado a este loro?
Yo nací así: soy un loro sin patas, dice el ave.
¡Je, je! Me pareció como si este pájaro hubiera entendido lo que dije y me hubiera contestado.
Claro que entendí lo que dijiste. Soy un loro sumamente inteligente y muy culto.
¿Ah, sí? Entonces contéstame esto: ¿cómo te cuelgas del palo, si no tienes patas?
Bueno, verás, me da un poco de vergüenza, pero ya que has preguntado, te lo voy a decir: uso mi pene como gancho y lo enrollo en el palo, no puedes verlo porque lo cubro con mis plumas.
¡Increíble! ¿Realmente puedes entender lo que dice la gente y contestar?
Claro que sí, hablo español e inglés. Puedo conversar sin mayores problemas casi sobre cualquier tema: política, religión, fútbol, química, filosofía... y soy especialmente bueno en ornitología. Deberías comprarme, soy un excelente compañero.
El hombre mira la etiqueta del precio ($200) y masculla: Ese precio es demasiado para mí. Pssst, le llama el loro moviendo un ala para que se acerque. Nadie me quiere porque no tengo patas. Ofrécele al dueño $20.
El hombre ofrece los $20 y sale de la tienda con el ave. Pasan las semanas y el loro es sensacional, gracioso, interesante, un excelente amigo, entiende todo y hasta da muy buenos consejos. Su dueño está feliz con él. Un día, el hombre llega de trabajar y el perico lo llama: Pssst, moviendo un ala para que se acerque.
El tipo se pone muy cerca de la jaula. No sé si contarte o no, pero es acerca de tu mujer y el cartero.
¿Qué?
Bueno, esta mañana, cuando llegó el cartero, tu mujer lo recibió con un beso en la boca. Ella estaba vestida sólo con ropa interior.
¿Y después qué pasó?
Después, el cartero entró en la casa y empezó a acariciarla toda.
¡Dios Santo! ¿Y qué más?
Después, le quitó las bragas y el sostén. Se arrodilló y empezó a besarla por todas partes, empezando por los senos, lentamente, e iba bajando y bajando por el ombligo y seguía y seguía...
El ave se queda callada un buen rato.
¿Y qué pasó? ¿Qué pasó? ¡Habla maldito loro!, grita frenético el hombre.
No sé, se me paró y me caí del palo.


Esto era una pareja que se quería casar, pero la mujer le dice a su novio una noche antes de la boda: Oye Pepe, yo me caso contigo pero con la condición de que antes de la boda me compres un loro.
Así va el pobre hombre en busca de un loro para su futura esposa, pero como era plena noche no encontraba ninguna tienda de animales abierta. Entonces decidió ir a una casa de putas porque sabia que allí tenían un loro. Entonces le dice a la encargada del local: Oye mira, ¿Me podría prestar el loro o alquilármelo?
No, no, le tengo mucho cariño a este loro, y no se lo puede llevar, señor.
Pero es que lo necesito, mañana me caso y mi novia no se casa si no le regalo antes de la boda un loro. Solo préstemelo un día, luego ya le compro yo otro, y este se lo devuelvo.
Después de mucho hablar con la encargada, al final la convenció. Al día siguiente, en la boda, estaban todas las personas muy arregladas y tenían al loro a la vista. El pobre lorito estaba muy cansado de las pesadas de las mujeres: que si que bonito el loro, que lindo es, me lo regalo mi marido. Entonces el loro cansado de tanta palabrería dice. Ya estoy cansado de estar aquí, a los clientes los conozco a todos, pero las putas son nuevas.